Cólicos en lactantes: Síntomas y causas de los cólicos

Los cólicos en los bebés son propios de los lactantes y se manifiestan con un tipo de dolor abdominal intenso, pero inofensivo que, por lo general, comienza aproximadamente a las 2-4 semanas de vida y que desaparece hacia los 3 meses de edad.

El bebé experimenta accesos de dolor cuando grita y encoge las piernas hacia el abdomen. Aparecen a diario al atardecer y duran unas tres o cuatro horas. Desaparecen espontáneamente.

Causas de los cólicos del lactante

descarga

Son de origen desconocido. Algunos especialistas dicen que se debe a un espasmo de los intestinos, aunque no existen pruebas de ello. Afortunadamente, no todos los bebés que lloran cada tarde padecen un cólico del lactante.

Es habitual que, entre las seis y las doce de la noche, los bebés estén más nerviosos (y los padres más cansados) y se acepta como normal que lloren hasta un máximo de tres horas a las seis semanas de vida, disminuyendo a partir de entonces hasta una o dos horas diarias a los tres meses.

¿Qué hacer cuando el bebé tiene un cólico?

images (1)

Partiendo de que es un problema de causa desconocida y de que no existe ningún medicamento ni remedio que lo solucione de forma efectiva, contamos con una serie de recomendaciones que pueden hacerlo más leve y fácil de sobrellevar, siguiendo siempre, por supuesto, las indicaciones del pediatra, que quizá crea conveniente empezar por descartar una alergia a la leche.

Por tanto, evita administrar medicamentos para los gases a tu bebé e intenta tranquilizarle masajeándole la barriga en el sentido de las agujas del reloj, con algunos golpecitos rítmicos en la espalda, tumbándolo sobre el estómago encima de tu regazo o simplemente acunándole, y balanceándole. El movimiento relaja las paredes intestinales y suele calmar su irritabilidad.

Bebés lactantes y cólicos

images (2)

Y además, si le crias al pecho evita tomar cafeína o bebidas que contengan excitantes. Si por el contrario, toma biberón evita que trague aire durante la toma usando tetinas especiales. Después de la toma, incorpórale siempre para que erupte y si ves que empieza a llorar siempre a la misma hora, sal a pasear un poco antes para que se quede dormido y pase la hora del cólico durmiendo.

Aplica metódicamente todas las técnicas de tranquilización (chupete, movimiento, contacto físico, masaje, música o sonidos) que pueden calmarle. Unas funcionan mejor con unos bebés y otras con otros.

Pasear con el bebé en la mochila portabebés, acunarle o descansar con él acostado sobre el vientre suele ser lo más eficaz. Y, sobre todo, evita ponerte nerviosa por el llanto de tu bebé, una actitud comprensiva y paciente le puede ser de gran ayuda.

Diagnostico y tratamiento

bebefree-internet-games-for-kids-2

El primer paso en un lactante con un llanto excesivo en el que se ha comprobado que se no debe a las causas normales por las que llora un bebé (hambre, calor o frío, pañal sucio) es explorarlo en busca de otras causas de llanto (traumatismos, hernias, infecciones, etc.). Normalmente no es necesaria ninguna prueba diagnóstica, pues el diagnóstico viene dado por el llanto característico unido a una exploración normal del bebé. Si el niño se encuentra muy decaído o con fiebre pueden ser necesarias pruebas complementarias para descartar problemas más graves.

¿Cúal es el tratamiento adecuado cuando un bebé sufre cólicos?

El tratamiento consiste en tranquilizar a los padres y enseñarles a manejar la ansiedad cuando el bebé se pone a llorar. En niños con cólicos severos algunos pediatras utilizan una fórmula de alto grado de hidrólisis. De ninguna manera hay que interrumpir el amamantamiento. La madre tendrá que revisar cual de los alimentos que está consumiendo podría producirle alergia al bebé. En el caso de la intolerancia a la leche de vaca habrá que buscar leches vegetales alternativas.

Pese a que se trata de un trastorno benigno y transitorio, los cólicos de lactante suelen generar mucha preocupación y frustración en la familia, por lo que se han intentado múltiples tratamientos farmacológicos y dietéticos, la mayoría con escasa eficacia real. La razón de esta falta de tratamiento efectivo es que en realidad bajo la calificación de cólico del lactante se agrupan varias patologías diferentes. Existen tratamientos, pero debe averiguarse en primer lugar la causa o combinación de causas que en ese niño provocan el cólico.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here