Cómo ser una madre trabajadora sin sentir culpa por dejar a sus hijos

Estás haciendo un gran trabajo. Y sus hijos saldrán muy bien a pesar de las horas que pasan lejos de ellos. Por supuesto es probable que no siempre se sienta de esa manera. Si usted es como la mayoría de las madres trabajadoras, usted puede sentir como si estuvieras siempre quedándose corto a la hora de hacer lo suficiente, dando suficiente y ser suficiente para sus hijos. Por no hablar de su jefe, su pareja, sus padres ancianos y la familia extendida, y sí, por supuesto, su comunidad.

mama

Es hora de reclamar nuestro derecho a disfrutar de nuestros hijos sin luchar con la culpa constante de no estar en casa. En primer lugar, tienen que descubrir las fuerzas destructivas que están impulsando la culpa.

A continuación se presentan algunas maneras clave para abrazar sus cortas caídas como madre, y reorientar su energía en lo que realmente importa: asegurar que sus hijos sepan cuánto los quiere, y que se benefician de contar con usted como un modelo a seguir sobre cómo vivir una vida gratificante.

mama 2

1 Aceptar compensaciones como inevitable

Cuando usted decide combinar la maternidad y la carrera de cualquier manera o forma, siempre habrá sacrificios y compromisos. Lo que es crucial para su felicidad, así como su capacidad para evitar la culpa – es reconciliar esas compensaciones para ser muy claro acerca de por qué usted está haciendo eso en primer lugar.

Crear una lista de las razones por las que trabaja – el dinero, la satisfacción, la cordura – para proporcionar un recordatorio útil de sus convicciones personales, cuando su trabajo le impide asistir a un concierto o la obliga a externalizar la organización de la fiesta de cumpleaños de su hijo.

2 No “debería” en sí mismo

Nuestros deberes son un crisol de las expectativas sociales, presiones familiares, y “reglas”. Nuestros deberes son moldeadas por nuestro medio ambiente, que se ha visto se disparado en las últimas décadas con la aparición de la denominada “policía de la paternidad” – los expertos que nos bombardean con consejos sobre lo que un “buen” padre debe, y no debe hacer.

Los hijos son el centro de mi vida, pero mundo no debe girar sólo alrededor de ellos. Así que cuando se encuentra con la palabra debería, reemplazarla con podría – y añade una opción alternativa. Si lo hace, tome el juicio, y otórguese permiso para hacer lo que realmente funciona mejor para usted y su familia sin sentir culpa.

mama 3

3 Baje la barra de ‘suficientemente bueno’

El listón de lo que significa ser un “gran padre” se ha estado moviendo poco a poco, y ahora es tan ridículamente alto que hemos establecido nosotros mismos a caer para siempre en la ampliación del mismo. Aceptando que en su mayor parte, lo suficientemente bueno es suficientemente bueno, lleva una enorme presión fuera de nosotros para ser la imagen idealizada del padre “perfecto” o la madre que las revistas implican que “debería” ser. Renunciar a una búsqueda elusiva para ser una madre estupenda que hace todo ‘justo’ es la única manera de que alguna vez podamos tener la oportunidad de disfrutar el viaje de la crianza de los hijos, sin ser ansiosos, sin sentimiento de culpa y agotado. Después de todo, es lo que somos para nuestros hijos, alguien feliz, de buen humor, y un modelo a seguir para los valores que creen que ellos deberían adquirir. La realidad es que usted no tiene que ser un padre perfecto para ser un gran padre.

El hecho es que no hay un camino ‘camino correcto’ cuando se trata de criar a los hijos. Al igual que todos diferimos en nuestras personalidades, preferencias y circunstancias, las opciones que nos hacen sentir saludable y feliz difieren también. La gran mayoría de las madres que trabajan se encuentran trabajando muy duro para ser el mejor padre que puede, y eso merece estímulo, no crítica.

Así mismo, tenga cuidado que no permite que sus niños la chantajeen con la culpa. Ellos saben que tienen una sorprendente capacidad para tirar de sus secuencias del corazón, por lo que pueden ser maestros de la manipulación culpa si los deja. Dígales que usted los ama y que está haciendo todo lo posible para apoyarlos (que a menudo no incluye hacer por ellos lo que ellos pueden hacer por sí mismos), pero que tiene otros compromisos, intereses y responsabilidades, además de ellos.

4 No diluir su presencia con la distracción

Podemos estar con nuestros hijos y sin embargo nunca estar completamente presente con ellos. Mientras que ‘apagar’  el modo de trabajo y otras distracciones es más fácil deirlo que hacerlo, es importante tener la intención de estar completamente presente con sus hijos cada vez que están con ellos, minimizando la multitarea tanto como sea humanamente posible.

Lo que otras madres están haciendo no es de su incumbencia. Hacer lo que funciona para usted, para sus hijos y su familia para mantenerse feliz, de buen humor y conectada es en última instancia lo único que importa.

mama 4

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here