¿Cómo afecta la púrpura en los niños?

La púrpura de Henoch-Schönlein (HSP) es una enfermedad que implica la inflamación de los vasos sanguíneos pequeños. Ocurre con más frecuencia en los niños. El síntoma principal es una erupción con numerosas pequeñas contusiones, que tienen una apariencia elevada, en diferentes partes del cuerpo.

purpura-3

Aunque la enfermedad HSP puede afectar a personas de cualquier edad, la mayoría de los casos ocurren en niños entre las edades de 2 y 11 años. Es más común en niños que en niñas. Los adultos con HSP son más propensos a tener una enfermedad más grave en comparación con los niños.

La HSP suele terminar después de cuatro a seis semanas, a veces con recurrencia de los síntomas durante este período, pero sin consecuencias a largo plazo. Si se ven afectados órganos como los riñones y los intestinos, a menudo se necesita tratamiento y es importante tener un seguimiento regular para evitar complicaciones graves.

Causas y Factores de Riesgo para la púrpura de Henoch-Schonlein 

EC5

La causa exacta de la HSP no se conoce. Se cree que el sistema inmunológico del cuerpo juega un papel en la orientación de los vasos sanguíneos implicados. Una respuesta inmune anormal a una infección puede ser un factor en muchos casos. Aproximadamente dos tercios de los casos de HSP se producen días después de los síntomas de una infección de las vías respiratorias superiores se desarrollan.

Algunos casos de HSP se han relacionado con las vacunas para la fiebre tifoidea, el cólera, la fiebre amarilla, el sarampión o la hepatitis B; alimentos, medicamentos, productos químicos, y las picaduras de insectos. Algunos expertos también dicen que la HSP se asocia con el clima más frío del otoño y el invierno.

Los síntomas de la púrpura de Henoch-Schonlein 

103v103n03-90102781fig6

Los síntomas clásicos de la HSP son, dolor de las articulaciones erupción e hinchazón, dolor abdominal y / o la enfermedad renal relacionada, incluida la sangre en la orina. Antes de que comiencen los síntomas, los pacientes pueden tener dos o tres semanas de fiebre, dolor de cabeza y dolores musculares. En raras ocasiones, otros órganos, como el cerebro, el corazón o los pulmones, pueden verse afectados.

Aquí están algunos detalles clave acerca de los síntomas de la HSP: 

  • La erupción suele aparecer en todos los pacientes con HSP. El aspecto inicial puede parecerse a las colmenas, con pequeñas manchas rojas o bultos en las inferiores piernas, las nalgas, las rodillas y los codos. Pero éstos cambian a aparecer más como moretones. La erupción generalmente afecta a ambos lados del cuerpo por igual y no se enciende al pulsar pálido.
  • El dolor abdominal. En más de la mitad de las personas con HSP, inflamación del tracto gastrointestinal puede causar dolor o calambres; sino que también puede conducir a la pérdida de apetito, vómitos, diarrea y, ocasionalmente, sangre en las heces.
  • En algunos casos, los pacientes pueden tener dolor abdominal antes de que aparezca la erupción. En casos raros, un plegamiento anormal del intestino (invaginación intestinal) puede causar una obstrucción intestinal, que puede requerir de una cirugía.
  • Insuficiencia renal. La HSP puede causar problemas en los riñones, indicados por signos tales como la proteína o sangre en la orina. En la mayoría de los pacientes, la insuficiencia renal es leve y desaparece sin ningún tipo de daño a largo plazo. Es importante controlar los problemas de riñón de cerca y asegurarse de que desaparecen, ya que alrededor del 5% de los pacientes pueden desarrollar una enfermedad renal progresiva. Aproximadamente el 1% puede llegar a desarrollar insuficiencia renal total.

La púrpura Diagnóstico y Tratamiento 

6D9

El diagnóstico de la HSP puede ser claro cuando la erupción típica, la artritis y el dolor abdominal están presentes. Un médico puede ordenar algunas pruebas para descartar otros diagnósticos, confirmar el diagnóstico y evaluar su gravedad. De vez en cuando, cuando el diagnóstico es incierto, sobre todo si el único síntoma es la erupción clásica, su médico puede realizar biopsias de la piel o de los riñones.
Aunque no existe un tratamiento específico para la PSH, se pueden tomar medicamentos para el dolor, como el acetaminofeno o medicamentos antiinflamatorios no esteroideos, como el ibuprofeno y el naproxeno para el dolor articular. En algunos casos, los medicamentos corticosteroides pueden ser utilizados.

La erupción y dolor en las articulaciones por lo general desaparece después de cuatro a seis semanas sin causar ningún daño permanente. Los ataques de la erupción pueden reaparecen en aproximadamente un tercio de los casos, pero por lo general son más leves, no implican síntomas articulares y abdominales, y que se resuelven por sí solos.

No dudes en dejar tu comentario!

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here