Errores al momento de acostar a su hijo, cómo resolverlos

Lograr que los niños pequeños duerman a la noche es una de las tareas más difíciles de la paternidad. Incluso los padres de los buenos durmientes enfrentan la hora de la siesta o la hora de acostarse a la noche de vez en cuando. De hecho, hasta un tercio de los niños sufren de algún tipo de problema de sueño.

A continuacion te contaremos sobre seis errores comunes que hacen los padres cuando se trata de obtener un buen cierre en los ojos de sus hijos. Pero la buena noticia es que estos errores se pueden resolver sin demasiados problemas. Expertos del sueño de los niños y los padres veteranos por igual confirman que simples cambios en las rutinas y entornos de sueño pueden hacer una gran diferencia en prevenir o corregir las dificultades comunes del sueño.

servih-01

Error 1: Acostar a los niños demasiado tarde 

shutterstock_52655005

Los niños en edad escolar reciben, en promedio, más de una hora menos de sueño por noche que los niños que nacieron hace un siglo, y los niños duermen menos en estos días que sus padres. El resultado de ir a la cama más tarde es más batallas antes de dormir la siesta, las dificultades, y la noche de vigilia.

En el preescolar y la escuela primaria, un calendario repleto de múltiples deportes o actividades después de la escuela puede cortar en el tiempo de sueño.Piense en esto: En el momento en que toda su familia llega a casa, cena, hace los deberes, y así sucesivamente, el sueño puede convertirse en una prioridad en el olvido. O puede postergar la hora de acostarse para evitar batallas o en la esperanza de que su hijo se estrellará, dormirse sin ninguna intervención, y dormir hasta tarde. Pero esto es una locura.

Buen hábito: Establezca horarios regulares de dormir (y, en su caso, los tiempos de siesta) y se adhieren a ellos. Y no espere hasta que su niño se frote los ojos, bosteze, o lloriquee, ya que eso es probablemente demasiado tarde. Ponlo a dormir más temprano. Incluso 15 a 20 minutos de sueño adicional puede hacer una diferencia.

Error 2: Saltarse la rutina de la hora de acostarse 

consejo-papa-primerizos-prepara-habitacion-L-c5f_fT

Con un bebé, es posible asumir que una rutina que consiste en un baño, un libro, una canción de cuna y aún no es necesario.Los padres de los niños grandes que se utilizan para tener una rutina antes de acostarse puede caer debido a que erróneamente creen que su hijo es demasiado grande o porque están demasiado cansados a sí mismos para hacerlo. Pero incluso los adultos se benefician de tener algún tipo de rutina para relajarse cada noche. Las investigaciónes ha indicado que los niños en edad escolar que no tienen una rutina claramente no reciben el sueño que necesitan.

Buen hábito: Un ritual de acostarse reconfortante

Sin importar la edad de su hijo, la clave es tener una serie predecible de pasos, o “señales del sueño”,que le ayudan a relajarse después de la jornada. Para un bebé, que podría significar un simple cambio en pijama y algunos abrazos; con los niños mayores, la rutina podría implicar un baño, leer libros, cantar canciones, o decir una oración. Usted puede crear su propio ritual.

Error 3: Inconsistencia 

cole

Un par de veces a la semana acuestese con su niño en su cama hasta que se duerma. O tal vez usted pone su niño grande en su habitación, pero le permite a meterlo en la cama con usted en el medio de la noche.

El problema no es el método de sueño pero la práctica incoherente de la misma. Muchos padres no les importa tener a su hijo en la cama con ellos, pero con demasiada frecuencia los padres terminan con una “cama familiar” que ellos no planean.

Buen hábito: Establecer directrices para dónde dormir

Aunque lo mejor es decidir si desea una cama de la familia desde el principio, nunca es demasiado tarde para establecer normas.Hay excepciones, por supuesto. Si su hijo se enferma o tiene miedo de una tormenta fuerte, siéntase libre para consolarlo por quedarse con él en su cama o dormir en un colchón inflable en su habitación. Pero tan pronto como la enfermedad pase volver a su rutina habitual.

Error 4: Pasar de una cuna a una cama grande demasiado pronto 

bebe_001

Su hijo cumple 2 años y usted quiere celebrar por la compra de una cama del niño lindo que viste a la venta. Pero tan pronto como usted haga el interruptor, él comienza a levantarse después de apagar las luces o al despertar en la madrugada.

¿Por qué? Antes de los 3 años o así, muchos niños simplemente no están listos para dejar la cuna. Ellos no tienen el desarrollo cognitivo y el autocontrol para mantenerse dentro de los límites imaginarios de una cama.

Buen hábito: Espere a que su hijo está listo para una cama grande

Cuando un niño está cerca de los 3 años de edad, podría ser el momento de trasladarlo a una cama más grande. El poder es la palabra operativa: Si su niño tiene dificultad para permanecer en la cama a esa edad, siempre se puede dar más tiempo.

No dudes en dejar tu comentario!

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here