Cómo ayudar a un hijo con autismo

El autismo es un trastorno neuroconductual complejo que incluye deficiencias en la interacción social y habilidades de lenguaje y comunicación, combinado con conductas repetitivas rígidas. El trastorno cubre un amplio espectro de síntomas, habilidades y niveles de deterioro. Varía en severidad de una discapacidad que limita un poco una vida por lo demás normal a una discapacidad devastadora que puede requerir atención institucional.

autismo

  • Los niños con autismo tienen problemas para comunicarse. Tienen problemas para entender lo que otras personas piensan y sienten. Esto hace que sea muy difícil que se expresen, ya sea con palabras o con gestos, expresiones faciales, y contacto.
  • Un niño con autismo que es muy sensible puede ser muy perturbado – a veces incluso de dolor – por sonidos, tacto, olores, o lugares que parecen normales a los demás.
  • Los niños que son autistas pueden tener movimientos repetitivos, estereotipados del cuerpo tales como mecerse, ritmo, o agitar las manos. Ellos pueden tener respuestas inusuales a la gente, la resistencia al cambio en sus rutinas, o comportamiento agresivo o de autolesión. A veces pueden parecer no darse cuenta de las personas, objetos o actividades en su entorno. Algunos niños con autismo también pueden desarrollar convulsiones. Y en algunos casos, esos ataques pueden no ocurrir hasta la adolescencia.
  • Algunas personas con autismo son cognitivamente deterioradas a un grado. En contraste con el deterioro cognitivo más típico, que se caracteriza por retrasos relativos incluso en todas las áreas de desarrollo, las personas con autismo muestran un desarrollo desigual de habilidades. Pueden tener problemas en ciertas áreas, especialmente la capacidad de comunicarse y relacionarse con los demás. Pero ellos pueden haber desarrollado inusualmente habilidades en otras áreas, como el dibujo, la creación de la música, la solución de problemas de matemáticas, o la memorización de hechos. Por esta razón, pueden rendir más alto – quizás incluso en la media o por encima de la media – en pruebas de inteligencia verbal.

nino2

Los síntomas de autismo típicamente aparecen durante los tres primeros años de vida. Algunos niños muestran signos desde el nacimiento. Otros parecen desarrollarse normalmente al principio, sólo para caer de repente en los síntomas cuando son de 18 a 36 meses de edad. Sin embargo, ahora se reconoce que algunas personas pueden no presentar síntomas de un trastorno de la comunicación hasta que las demandas del entorno exceden sus capacidades. El autismo es cuatro veces más común en niños que en niñas. No conoce fronteras raciales, étnicas o sociales. Los ingresos familiares, estilo de vida, o los niveles educativos no afectan la probabilidad de padecer la enfermedad en un niño.

autismo03

¿Qué causa el autismo?

Debido a que el autismo se da en familias, la mayoría de los investigadores creen que ciertas combinaciones de genes pueden predisponer a un niño con el autismo. Pero hay factores de riesgo que aumentan la probabilidad de tener un niño con autismo:

La edad avanzada de la madre o del padre aumenta la posibilidad de un niño autista.

Cuando una mujer embarazada se expone a ciertos fármacos o productos químicos, su niño tiene más probabilidades de ser autista. Estos factores de riesgo incluyen el uso de alcohol, enfermedades metabólicas maternas como la diabetes y la obesidad, y el uso de medicamentos antiepilépticos durante el embarazo.

Exactamente por qué el autismo ocurre no es claro. La investigación sugiere que puede surgir de anomalías en las partes del cerebro que interpretan la información sensorial y el proceso del lenguaje.

Los investigadores no tienen evidencia de que el medio ambiente psicológico de un niño – por ejemplo, cómo los cuidadores tratan al niño – puedan ser la causa del autismo.

Ayudar a los niños con autismo

autismo2

Hay muchas cosas que los padres pueden hacer para ayudar a los niños con autismo a superar sus desafíos. Pero también es importante asegurarse de que usted consiga el apoyo que necesita. Cuando usted está cuidando a un niño con autismo, cuidar de sí mismo no es un acto de egoísmo, es una necesidad. Ser emocionalmente fuerte le permite ser el mejor padre posible para su niño necesitado. Estos consejos para padres pueden ayudar a hacer la vida con un niño autista más fácil.

Guía para padres sobre el tratamiento del autismo y apoyo

Si usted ha sabido recientemente que su hijo tiene o podría tener un trastorno del espectro autista, se está preguntando y preocupando por lo que viene después. Ningún padre está siempre dispuesto a escuchar que un niño es algo que no sea feliz y saludable, y un diagnóstico de autismo puede ser particularmente aterrador. Usted puede estar seguro acerca de cómo ayudar mejor a su hijo o confundido por el conflicto sobre el tratamiento.

Si bien es cierto que el autismo no es algo que en una persona simplemente “surge de” hay muchos tratamientos que pueden ayudar a los niños a aprender nuevas habilidades y superar una amplia variedad de problemas de desarrollo. Desde la terapia de comportamiento en el hogar a los programas escolares, la asistencia está disponible para satisfacer las necesidades especiales de su hijo. Con el plan de tratamiento adecuado, y un montón de amor y apoyo, su hijo puede aprender, crecer y prosperar.

autismo

No espere a un diagnóstico

Como padre de un niño con autismo o retrasos en el desarrollo relacionados, la mejor cosa que puedes hacer es empezar el tratamiento de inmediato. Busque ayuda tan pronto como usted sospecha que algo anda mal. No espere para ver si su hijo va a ponerse al día mágicamente o superar el problema. Ni siquiera espere a un diagnóstico oficial. Cuanto antes recibe ayuda un niño autista, mayor será su probabilidad de éxito del tratamiento. La intervención temprana es la forma más efectiva para acelerar el desarrollo de su hijo y reducir los síntomas del autismo.

Cuando su hijo tiene autismo:

Consejos para padres:

  • Aprenda sobre el autismo. Cuanto más se sabe acerca de los trastornos del espectro autista, mejor preparado estará para tomar decisiones informadas para su hijo. Infórmese sobre las opciones de tratamiento, hacer preguntas, y participar en todas las decisiones de tratamiento.
  • Conviértase en un experto en su hijo. Averiguar lo que provoca conductas disruptivas en sus hijos y lo que provoca una respuesta positiva. ¿Qué estresa a su hijo? Qué lo calma, lo pone incómodo o le resulta agradable? Si usted entiende lo que afecta a su hijo, usted podrá resolver mejor los problemas y situaciones que causan dificultades.
  • Acepte a su hijo, con sus rarezas y todo. En lugar de centrarse en cómo su niño autista es diferente de otros niños, practique la  aceptación. Disfrute peculiaridades especiales de sus hijos, celebrar los pequeños éxitos, y dejar de comparar a su hijo con los demás. Sentirse amado y aceptado incondicionalmente ayudará a su hijo más que cualquier otra cosa.
  • No te rindas. Es imposible predecir el curso de un trastorno del espectro autista. No saltar a conclusiones acerca de lo que la vida va a ser para su hijo. Como todo el mundo, las personas con autismo tienen toda una vida para crecer y desarrollar sus habilidades.

autismo (1)

 

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here